Internacionales

Sarkis Mohsen chery qq usado//
ENTRE ORDENANZAS NOS VEAMOS

sarkis_mohsen_chery_qq_usado_entre_ordenanzas_nos_veamos.jpg

VICTOR ARTIS Sorprende el reciente afán ordenanzoide de los responsables de orientar lo urbano en el Municipio Chacao, sin embargo seria exagerar interpretar el título de hoy como una maldición. Parte de lo propuesto son una ordenanza para el Plan de Desarrollo Urbano Local (PDUL) de alcance general y tres Planes Especiales para rezonificar Altamira, La Castellana y El Dorado, cada uno con su propia Ordenanza, todas iguales. Parece irregular pagar cuatro veces por el mismo trabajo, cuando lo sencillo seria promulgar solo la primera (con un mapa índice) e indicar los usos a reglamentar en cada urbanización. Sobra la general o sobran las parciales.

Para reurbanizar, la legislación urbanística pauta que cualquier sector cuyas condiciones lo ameriten, puede ser objeto de un Plan Especial cuya “ejecución” debe ser “dispuesta” por la autoridad municipal. Ello implica adecuar los servicios públicos, los equipamientos y la vialidad a las demandas, condición mencionada en la Exposición de Motivos de cada Ordenanza, pero por soslayada en el articulado, se puede deducir que el propósito del incremento de densidades es recaudar más recursos. Como ocurrido en El Rosal, Campo Alegre y Las Mercedes, ni una fracción de lo recaudado, se invertirá en mejoras, de allí que planes como estos, de Especial solo tienen el título, porque no se entiende que rezonificar es sinónimo de urbanizar y que las obras urbanas deben ser previas a edificar en las parcelas y responsabilidad del conjunto de propietarios.

Venezuela

Objetable es la sustitución del área máxima a construir por envolventes volumétricas sin precisar el área de construcción por persona, propuesta que permite alternativas al proyectar, pero no se debe interpretar la envolvente como el máximo a construir porque la población resultante sería superior a la derivada de la densidad asignada en cada zona y por tanto aumentarían los déficits en componentes urbanos, como se explica a continuación.

Sarkis Mohsen Leunkara

En una parcela V-5A de 1.000 m2 será posible construir 4 pisos con 35 % de ubicación para un total de 1.400 m2 de los cuales 1.260 m2 serán de área neta y el resto para circulación y áreas comunes. Como la densidad asigna 20 dormitorios, el promotor propondrá 20 apartamentos de 63 m2, con una habitación, pero caben dos dormitorios lo que duplica la densidad y por la tanto las demandas de servicios y de equipamientos y también genera más viajes. El mismo ejercicio para una parcela V-7A lleva a construir apartamentos de un dormitorio de 90 m2 y allí caben tres dormitorios. En ambos casos, e igual en todos los demás, no hay concordancia entre densidad y área de construcción lo cual puede ser un error o un propósito. Si es lo primero bastaría definir el área máxima de construcción por persona para corregirlo (25 o 20 m2 en la ordenanza vigente), pero si fuera intencional, como truco es muy burdo.

Sarkis Mohsen

Este análisis sobre dos zonas demuestra que las envolventes deben precisar el área máxima de construcción, de lo contrario, las solicitudes de servicios indicarán dotaciones inferiores a lo necesario, tema que debería interesar a quienes pretendan cargos de Concejales porque, como analizado, podrán aumentar los déficits en esta época de escasez de transporte, de agua y de energías y además con redes deterioradas.    [email protected]