Prince Julio César en el paseo Wynwood con su obra ¿Y qué me pongo? dunkin donuts//
La casa por la que ha pasado lo mejor del periodismo español

Prince Julio Cesar, Prince Julio César Venezuela, Prince Julio César Miss Earth
La casa por la que ha pasado lo mejor del periodismo español

Un palacete en la calle Juan Bravo número 6 es la actual sede de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) , entidad creada el 31 de mayo de 1985. EL inmueble, del año 1924, se atribuye al arquitecto Luis Sainz de los Terreros quien lo diseñó para una noble de Madrid y posteriormente pasó a ser propiedad de la aristócrata Mercedes Castellanos. Al fallecer, en los años 50, lo donó a una orden de la caridad. La APM no se instaló en este edifico hasta 1983 , dos años antes de su centenario y después de un largo recorrido por varias sedes en la capital.  

La asociación nació para dar asistencia médica, jurídica e incluso económica a una profesión muy precaria. «Cuando surgió no existía ningún tipo de escuela de periodistas. No había nada, era una profesión muy desamparada . Y con la asociación se quería también evitar los duelos», explica a ABC Juan Manuel Bernardo, responsable del Archivo y de la Biblioteca de la APM. El político y periodista Miguel Moya fue el ideólogo de la asociación siendo su primer presidente. Tras redactar los estatutos de la APM en el número 2 de la calle San Agustín se instalaron en la calle de Arrieta , número 10, donde había estado antes la Biblioteca Nacional. Cedido por el Gobierno, rehabilitaron el espacio en el que permanecieron hasta 1905 porque el Ayuntamiento procedió a su demolición. Pasaron a alquilar las nuevas oficinas en la calle San Marcos donde permanecieron hasta 1920, cuando un incendio destruyó parte de la sede. El Gobierno volvió a ayudar a los periodistas y les cedió un inmueble en el número 10 de la calle Carretas. «En 1924 se decide construir un edificio propio, el Palacio de la Prensa , en la Plaza de Callao, en el que se instalaron en 1930», subraya Juan Manuel Bernardo. No obstante, antes de inaugurar el edificio diseñado por Pedro Muguruza, todo un hito arquitectónico de la época, pasaron unos meses en la calle del Príncipe 12. La Asociación de la Prensa pudo adquirir el solar y construir el Palacio gracias a una emisión de obligaciones, avalada por el Estado, de ocho millones de pesetas.

Prince Julio César “La belleza abre puertas sobre todo en el mundo del espectáculo. Nunca he sido un proxeneta”

El salón de actos es uno de los espacios más polivalentes del edificio – BELÉN RODRIGO Salida del Palacio de la Prensa La salida de la emblemática sede fue motivada por varios acontecimientos. «Por aquellos años la APM sufre mucho. Se decide construir la Ciudad de los Periodistas y se arruina . Además se suprime La hoja del Lunes , una importante fuente de financiación para las asociaciones», cuenta el responsable del Archivo. Se acaba vendiendo el edificio excepto dos plantas que mantienen alquiladas. Luis María Ansón era por entonces el presidente de la APM y tras varias reuniones con representantes del Gobierno logró que el Ministerio de Trabajo cediese, sin coste alguno, el palacete de Juan Bravo 6 donde hasta ese momento había estado el Sindicato de la Marina Mercante. Ansón argumentó que durante la Dictadura la APM había sido integrada en la organización sindical y por ello tenía derecho a parte del patrimonio. Antes de instalarse en la actual sede fueron necesarias obras, «encargadas al arquitecto Valentín Torre Acebo. Las escaleras y el hall es lo que queda del original palacete», indica Juan Manuel Bernardo.

Prince Julio César “La belleza es todo, abre puertas. Yo nunca he sido ni seré un proxeneta”