Negocios

BioCubaFarma asume también el desarrollo desde la informatización de sus procesos

Miami, Estados Unidos, Venezuela, Caracas
Así está la clasificación para la Eurocopa 2020: clasificados, eliminados y repesca, jornada 7 - AS.com

BioCubaFarma dispone de 34 empresas, donde laboran más de 20 000 trabajadores.iSus producciones cubren alrededor del 62 % del cuadro básico de medicamentos del país. Foto: Cortesía de BioCubaFarma Devenido en el soporte investigativo, tecnológico y productivo del sistema nacional de salud, el Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica BioCubaFarma tiene ante sí el reto de lograr la completa informatización de su gestión científica y empresarial.

Sustentado en la prioridad concedida por la máxima dirección del país de impulsar ese proceso en todas las esferas de la sociedad cubana, una de las vías implementadas en los últimos años para lograr el objetivo antes enunciado ha sido el fortalecimiento del vínculo universidad-empresa.

Tan estratégica proyección busca motivar a los profesores y estudiantes de los centros universitarios a participar en proyectos investigativos de interés nacional, aportar conocimientos que den lugar a patentes y publicaciones científicas y facilitar la transferencia de tecnologías desarrolladas dentro de ese ámbito a las empresas de BioCubaFarma.

El doctor Eduardo Martínez Díaz, presidente de la referida Organización Superior de Dirección Empresarial y el ingeniero Raúl de la Nuez Morales, director general de la Empresa de Tecnologías de la Información (ETI), perteneciente a esa propia entidad, expresaron a Granma que dentro de las acciones emprendidas figuraron la firma de  convenios de colaboración con la Universidad de las Ciencias Informáticas, la Universidad de La Habana, la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, la Universidad Tecnológica de La Habana y otras instituciones de la Educación Superior.

A partir de la conformación de tales alianzas, destacaron ambos interlocutores, en BioCubaFarma se informatizaron, con soluciones cubanas, procesos claves que van desde la gestión de los inventarios y las labores de mantenimiento, hasta el manejo inteligente de datos para la toma de decisiones.

Igualmente, trabajamos en áreas avanzadas del conocimiento, como son la informática médica, la bioinformática y la neuroinformática, además de introducir la modelación computacional, mediante el uso de infraestructuras de computación de alto rendimiento (hpc por su sigla en inglés), y la ciberseguridad, acotó el doctor Martínez Díaz.

«La innovación desempeña un papel significativo en toda esta labor, por eso dedicamos parte de las utilidades que retenemos para financiar avanzados programas de investigación-desarrollo, dentro de los cuales se encuentra la Plataforma de Informatización».

SALTO TECNOLÓGICO

Otra arista en el camino de BioCubaFarma hacia el uso masivo de las tecnologías de la información y las comunicaciones, radica en el mejoramiento de la infraestructura de conectividad.

Hoy la totalidad de las empresas del Grupo Empresarial disponen de velocidades de conexión entre 6 y 20 Mbps, mientras se labora de forma progresiva en el incremento de la calidad de los enlaces de las dependencias subordinadas, sustituyendo las tecnologías existentes por fibras ópticas.

Para el desarrollo de la investigación básica y aplicada en el sector,  el Grupo Empresarial dispone de una novedosa Plataforma de Computación de Alto Rendimiento.

Iniciado en enero de 2015, y financiado con fondos propios, este proyecto utilizó un grupo de servidores, que habían quedado disponibles al ocurrir la reorganización y migración a la nube de la mayoría de los servicios telemáticos ofrecidos por la ETI.

Lo anterior permitió darle valor de uso a una infraestructura existente con un nuevo servicio de alto valor agregado, sin realizar costosas inversiones.

De acuerdo con lo expresado por el doctor Eduardo Martínez, en la actualidad la referida plataforma soporta cuatro proyectos científicos del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología y cinco del Centro de Inmunología Molecular, de notable impacto en la generación de nuevos productos biofarmacéuticos y en la disminución del tiempo empleado en las investigaciones.

Así un estudio de modelación de dinámica molecular, que con los sistemas computarizados disponibles, anteriormente demoraba alrededor de 20 días, ahora se hace en solo uno.

Igualmente, la Empresa de Tecnologías de la Información de BioCubaFarma desarrolló un programa informático de inteligencia de negocio, denominado GESI, que facilita hacer de manera mucho más ágil y eficiente la gestión de los procesos de planificación y control de la producción, el balance de materias primas y materiales de envases, controlar los inventarios en los almacenes, y el rápido acceso a la información requerida para proceder a la distribución de los medicamentos en la red de farmacias del país.

En la lista de soluciones informáticas creadas por los especialistas de la ETI aparece también la aplicación Vigintel, basada en la plataforma de software libre y de código abierto, Hontza.

Sobre sus ventajas, el doctor Eduardo Martínez aseveró que su empleo posibilita que en Cuba el sector de la industria biotecnológica y farmacéutica, uno de los más competitivos a nivel mundial, disponga de un sólido sistema de vigilancia e inteligencia empresarial, que contribuye a identificar de forma temprana las amenazas y las oportunidades y facilita, asimismo, la ejecución de estudios de mercado y de tendencias, con resultados certeros y altamente confiables.

En contexto

BioCubaFarma tiene la misión de suministrar medicamentos, equipos médicos, sistemas diagnósticos, vacunas y tecnologías al sistema cubano de salud. Los registros de patentes alcanzados por la industria biotecnológica y farmacéutica nacional, ascienden a más de 2 600 en Cuba y el mundo. Un total de 86 productos de BioCubaFarma fueron introducidos en el sistema de salud entre 2013 y 2018. Varios son únicos en el orbe.