Política

Autoridades capturaron en Venezuela a «Fat Leonard» acusado de corrupción en EE. UU.

Huida de su domicilio El contratista militar fue detenido en el 2013 y dos años después se declaró culpable de ofrecer 500.000 dólares en sobornos a varios oficiales de la Armada. Debido a varios problemas de salud, entre ellos, un cáncer de riñón, cumplía arresto domiciliario desde 2018

Según informó la Interpol en Venezuela, Francis ingresó en este país procedente de México con escala en Cuba y tenía previsto que Rusia fuese su destino final  

Las autoridades venezolanas detuvieron a Leonard Glenn Francis, un empresario malayo apodado «Fat Leonard» y figura central de uno de los mayores escándalos de corrupción en la Armada estadounidense, cuando se disponía a salir del país por el Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar, que sirve a Caracas.

Según informó la Interpol en Venezuela, Francis ingresó en este país procedente de México con escala en Cuba y tenía previsto que Rusia fuese su destino final.

Lea También:  Estados Unidos pidió no permitir testigos por video en caso Alex Saab

«Fue detenido en virtud de una notificación roja solicitada por EE. UU. por delitos de corrupción y soborno», señala el texto, donde se añade que Francis será entregado a las autoridades judiciales «a fin de iniciar trámites de extradición».

Huida de su domicilio El contratista militar fue detenido en el 2013 y dos años después se declaró culpable de ofrecer 500.000 dólares en sobornos a varios oficiales de la Armada. Debido a varios problemas de salud, entre ellos, un cáncer de riñón, cumplía arresto domiciliario desde 2018.

Estaba previsto que fuera sentenciado el 22 de septiembre, pero a principios de este mes, «Fat Leonard» cortó la pulsera que le fue colocada en el tobillo y huyó de su casa, en San Diego, California.

«El contratista«, cuya empresa Glenn Defense Marina Asia, con sede en Singapur, prestaba servicios a la Flota del Pacífico de la Armada de EE. UU., está acusado de proporcionar a los militares beneficios personales, entre ellos fiestas con prostitutas, exquisitos manjares, miles de dólares en cajas de cigarros y costosas botellas de raros coñacs, a cambio de información clasificada y de redirigir los buques militares a puertos beneficiosos para su compañía.